Este año voy a estudiar más. Este año voy a ahorrar. Este año voy perder 10kg. Este año voy a aprender Inglés. Este año voy a comer más sano. Este año voy a aprender a tocar la guitarra.

Propositos de año nuevo

Y nos repetimos todas estas cosas año tras año. Nos pasa a casi todos, año tras año. Año tras año. No somos capaces de conseguir nuestros objetivos y sin embargo cada año seguimos empleando las mismas estrategias que tenemos comprobado que no nos funcionan.

Por supuesto no voy a ponerme como la persona más eficiente, para nada, de hecho tengo serios problemas de procrastinación pero es verdad que después de entender «todo esto» de otra manera las cosas se vuelven mucho más fáciles.

Céntrate en crear hábitos.

En vez de centrarnos en los objetivos finales, centrémonos en crear los hábitos que nos permitirán avanzar en la dirección que queramos avanzar.

Si mi único objetivo es tocar la guitarra como santana y no soy capaz de hacer sonar dos acordes seguidos sin desafinar, lo más probable es que antes o después ceda ante la frustración. Empieza por echar 15 minutos 3 o 4 días a la semana practicando con la guitarra. Cuando dejen de doler los dedos pasa a 25 minutos. Después de un tiempo podrás practicar durante 45 minutos casi todos los días de la semana sin que sea un sufrimiento. Poco a poco crearás el hábito y el día que no practiques lo echarás de menos.

Comprende la Ley de Parkinson.

La ley de parkinson dice que «el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine».

Ley de Parkinson

El examen es dentro de 2 meses, tengo tiempo aún. Empiezo leyendo los apuntes de vez en cuando. A 1 mes del examen aun no he llegado ni a la mitad de los apuntes. Esta semana me pongo. 2 semanas para el examen . Mañana le doy caña. 1 semana para el examen y empiezo a agobiarme. ¿Cuántas veces hemos acabado pegándonos la «pechá» de estudiar la noche antes?

Y lo mismo pasa con el tiempo disponible para entregar un informe en el trabajo. Hacer la declaración de la renta o perder peso. So me autoimpongo un límite de tiempo de un año para perder 10 kg quizás el primer mes con eso de la motivación del principio pierda algo pero con casi toda seguridad me relajaré porque «tengo tiempo».

Entender la ley de Parkinson implica saber gestionar los plazos de control. Si lo que quiero es perder 10kg en un año será más fácil pensar en perder 1kg cada mes durante los 10 primeros meses. Y dentro de cada mes, medio kilo cada dos semanas. Sea cual sea tu objetivo será más asequible si nos ponemos metas intermedias y hacemos que esas metas no estén lejos en el tiempo.

La Motivación es para los críos. Los adultos usan Disciplina.

no siempre podrás estar motivado, tendrás que aprender a ser disciplinado

La motivación es una herramienta poderosa. Nos venimos arriba y creemos que podemos conseguir cualquier cosa. Pero si una cosa tiene la motivación es que se acaba. Antes o después. Si sólo voy a ponerme con la guitarra cuando esté «con ánimos» antes o después habrá un día en el que no me apetezca. Hoy paso de ponerme con el inglés, estoy cansado. Es muy fácil justificar no hacer algo que no nos apetece hacer. En en algo somos buenos es poniendo excusas. No tengo tiempo, estoy cansado, hoy no me apetece.

Por eso es más fácil si nos planteamos estas cosas que queremos conseguir como cosas no opcionales. Los Lunes, Miércoles y Jueves voy a estudiar Inglés de 7 a 8 de la tarde. No hay discusión. Recordemos que somos nosotros mismos los que queremos conseguir esos objetivos. Por supuesto mientras dure la motivación será todo más fácil. Pero si somos capaces de tener la disciplina y la constancia suficientes quizás el año que viene pueda aprender francés en vez de seguir en el mismo punto en el que estaba con el inglés.

 

Resumiendo, con metas intermedias a corto plazo evitaremos la frustración y haremos que la motivación nos dure un poco más. Con la motivación del principio nos centraremos en crear hábitos que hagan que cuando la motivación se acabe, no nos cueste demasiado seguir en ello. Y para los días realmente malos, disciplina. Disciplina para recordar que aunque no te apetece hoy, mañana te alegrarás de haberlo hecho.

Así que ánimo! Dentro de un año desearás haber empezado hoy. Y feliz año a todos!


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *